Toñi Medina, mi profesora de Historia

Jamás he sido una buena estudiante, aunque reconozco haber tenido buenos docentes, y desde estas líneas quiero rendir mi humilde homenaje a Toñi Medina, con la que fui especialmente injusta. No me estoy refiriendo a faltas de respeto, algo que va radicalmente en contra de la educación que he recibido, pero sí que tuve una actitud indolente y no supe valorar su esfuerzo y dedicación.

Tengo 37años y cursé Secundaria en el instituto Federico García Lorca, de Churriana de la Vega (Granada). Allí conocí a Toñi Medina, mi profesora de Geografía e Historia en 2º y 3º de BUP. Como he referido al principio, no soy una buena estudiante, debo reconocer que más por desidia que por falta de capacidad, ya que asignaturas supuestamente difíciles, como Matemáticas, no suponían ningún reto para mí pero, cuando se trataba de ‘empollar’…

Siempre sentí especial fobia por la Historia, aunque ahora entiendo que más por el uso partidista del pasado que por la materia en sí. Por más que Toñi Medina se esforzaba en hacer atrayente la materia, explicándola casi como si de una telenovela se tratara, yo me negaba a estudiar y, todo lo más, me quedaba con algunos datos anecdóticos que poco aportaban.

Por si estas líneas llegaran a su conocimiento, me gustaría hacerle saber que, por fin, superé mis prejuicios, y que aún recuerdo la apasionante vida de Juana la Beltraneja, un personaje que pudo cambiar la Historia.

Desde aquí mi más sincero homenaje, gratitud y arrepentimiento por mi actitud pasada para Toñi Medina, profesora del instituto Federico García Lorca, de Churriana de la Vega (Granada), en la primera mitad de los años noventa. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *